viernes, 16 de diciembre de 2016

Pasos.

Hace 13 años llegué, a un sitio que ni imagine que jamas llegaría,  recorrí 3360 kilómetros acostado en las piernas de mi madre, no sabia por qué ni para qué aguantar 32 horas metido en un autobús, era empezar a vivir de nuevo, crear recuerdos nuevos, dormir en una cama que no era la mía, pisar una ciudad en la que no sabia donde mirar, yo era de bosques, de lagos, setas y lluvia día a día y tuve que acostumbrarme al ruido, al sol, al calor, a un lugar donde nadie tenia tiempo para mi.

Años pasaron para aprender a leer, entender y hablar, gracias Julia. Fútbol, un par de amigos y la fatal existencia de un padre pasando por aquella fastidiosa racha. Que decir... era difícil, complicado no querer dejar de existir por culpa de alguien que era todo para mi.

Casa nueva, mas mía que la anterior, colegio nuevo, amigos nuevos, más y más fútbol.
Primer mejor amigo, primeros deseos, pensamientos de futuro, ideas y planes tarde a tarde.

Todo transcurría, hasta llegar un mal año, de nuevo un cambio, un nuevo camino, otra ciudad más la cual nombrar en mi historial, gente nueva, todo nuevo,  y yo de nuevo harto de ello, odio los cambios, odio lo nuevo sin saber que me deparara , hasta que llego a amar lo que antes no sabia que existía.

312 meses siendo alguien que ha ido construyendo su ideología, su religión, sus manías y costumbres, virtudes y defectos, porque soy de aquellos que piensas que nada elige a alguien que siempre alguien elige su todo, y yo en vez de elegir, inventé.

De aquellos que sabían que si algo tenia que pasar, algo tenias que hacer, si algo tiene que pasar yo haré que pase, siempre es mi momento.

Alrededor de 9.360 días cansado de muchas cosas, feliz por otras, siendo yo mismo en muchas ocasiones y siendo otro en otras pocas, una vida llena de todo como la de cualquier otro, una vida llena de pasos, de viernes en los que solo yo elegía que hacer, no me hacia falta salir de fiesta, siempre lo he odiado, tampoco me hacia falta tener a nadie para divertirme.

No estoy orgulloso de lo pasado, pero lo estaré de lo que me queda por hacer, cualquier día es un buen día para madurar, hincar codos, sacar sonrisas y pasarlo bien, esperaré a un buen tren, me subiré y ese será un paso en el cual me sentiré orgulloso.

"Momentos solo hay uno y ese es tuyo".


Robert.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada